El de hoy es un post que me hace especial ilusión escribir. Lo primero porque me encanta la Navidad y, desde que tengo peques, aún más. Además en este año tan “bizarro” que nos ha tocado vivir parece que necesitamos más que nunca un poco de ilusión, de color y de risas.

Y, segundo, porque este post forma parte de la iniciativa “24 ideas para una Navidad mágica”. De hecho, es la propuesta inaugural. La primera idea de una serie de 24 que iremos publicando del 1 al 24 de diciembre en nuestras redes como si de un calendario de adviento se tratase (Facebook: @ElegirJuguetes e Instagram: @mamayemprendedorasoy). Cada propuesta además nos la traerá una emprendedora, bloguera o mami distinta. ¡Entre todas nos hemos propuesto lograr que esta Navidad sea igualmente especial!

Y ya sin más, vamos con el tema del artículo.

Quizá también te interese:   Calendarios de Adviento 2020: elige el tuyo

¿Quienes son esos pequeños elfos que visitan las casas de medio mundo justo antes de la Navidad?

The Elf on the Shelf (o Elfo en el Estante) es una tradición navideña bastante arraigada en Estados Unidos desde los años 2000 y que, poco a poco, ha ido popularizándose en muchos otros países. En España, por ejemplo, es ahora cuando está comenzando a oírse más.

Su origen se remonta a la publicación del libro The Elf on the Shelf: A Crtistmas Tradition por Carol Aebersold y su hija Chanda Bell en 2005. En él, en forma de rimas, se explica como cada año Papa Noel envía a sus elfos a las casas de los niños de todo el mundo para que puedan reportarles si estos se portan bien o mal para traerles regalos.

Cuando llega un elfo a casa por primera vez, la familia debe ponerle un nombre y, de esta forma, adoptarlo. Durante el día el elfo permanecerá quieto en su ubicación observándolo todo y tomando buena nota. Al irse todos a la cama, mágicamente viajará a contarle a Papa Noel lo que ha visto durante el día. Luego, al regresar a casa, y mientras todos duermen, pues hará de las suyas. No en vano es un elfo y los elfos son curisos y traviesos por naturaleza. Así que sus familias de acogida nunca saben lo que se van a encontrar en casa cuando se despierten.

Además existe una norma, los niños no pueden tocar al elfo porque sino este perdería sus poderes. Sin embargo si pueden hablar con él, preguntarle cosas o dejarle notitas. Ellos las responderán siempre al volver de hablar con Papa Noel en la noche

Generlamente, en Estados Unidos, los elfos suelen aparecer en las casas justo antes de Acción de Gracias y regresan al Polo Norte en la víspera de Navidad para ayudar a Papa Noel a repartir los regalos.


Adaptando la historia de The Elf on the Self

Hasta aquí os hemos contado la historia original de The Elf on the Self, que tiene muchos puntos divertidos,por aquello de la magia y fomentar el espíritu navideño. Pero hay algunas cosas que no nos gustan. Por ejemplo, nos resulta bastante conductista y favorece el que se ponga etiquetas a los peques. Los niños deben portarse bien para recibir regalos. Eres un es niño bueno, malo, obediente, desobediente…

Es por ello que muchas familias optan por adaptar un poquito la historia. Por ejemplo, Papa Noel, envía a los elfos a las casas de los niños para conocerlos mejor, para conocer sus gustos, las cosas que suele hacer con su familia y con sus amigos y como viven la Navidad. Así sabrá qué regalos les pueden gustar más que otros.

Otro aspecto que no nos gusta demasiado es el que le los peques no puedan tocar al elfo. Seguro que para muchos niños, sobre todo para los más pequeños, es una norma dificil de seguir porque seguro que querrán jugar con él. Sobre todo cuando empiecen a hacer travesuras en casa.

Según lo vemos nosotros, lo dviertido de esta iniciativa es que los peques tengan la ilusión al levantarse de ir a buscar al elfo y ver qué travesura ha hecho en la noche o donde se ha escondido. Incluso los elfos se lo pueden currar y dejar propuestas  o planes para hacer en familia a través de notitas. Por ejemplo, una nota que diga: «me encantaría probar galletas navideñas hoy en la merienda, en el Polo Norte no tenemos de eso».  También pueden esconder por la casa alguna chocolatina o juguetito pequeño y dejar pistas.

Algunas familias también lo hacen a la vuelta del cole, en lugar de por la mañana para poder alargar un poco la diversión. Y también hay familias afortunadas en las que los elfos vienen de dos en dos.

El día de la llegada, si no se quiere utilizar el cuento, se puede hacer que el elfo aparezca con una carta explicando que viene del Polo Norte de parte de Papá Noel y que va a pasar unos días en casa con la familia para conocernos y divertirnos juntos.


10+ 1 ideas de “travesuras” de los elfos que nos han parecido geniales

  • Envolver las zapatillas de la familia en papel transparente o meter piedras o juguetes dentro.
  • Dibujar caras graciosas en los huevos, manzanas, patatas, mandarinas… en la cocina.
  • Que los elfos se monten una fiesta con otros muñecos de los peques o que les pillen jugando a algo.
  • Hacer con trapos como una cuerda para trepar a un sitio alto y esconderse allí a comer galletas.
  • Que se disfrace con la ropa de las muñecas.
  • Que “esconda” las mochilas del cole o cualquier otra cosa.
  • Hacerles fotos junto a los peques durmiendo.
  • Colgarse de las lamparas o ventialdores de techo para darnos un susto
  • Jugar con la pasta de dientes o la espuma de afeitar.
  • Dibujar a los peques o a papa y mama un bigote mientras duermen
  • Que se fotocopie en posturas graciosas (si tenéis impresora en casa claro) durante la noche

Y qué hay de los Elf Pets

Los Elfs Pets son tres: un san bernardo, un reno y un zorro ártico. Bueno, un montón de ellos. Y también los manda Papá Noel a las casas de los niños con el objetivo de mantener vivo el espiruto de la Navidad y preservar su magia. Cada uno de estos animales viene acompañado de un cuento y una historia.

  • Se necesita más espíritu navideño para salvar el Polo Norte, por lo que Santa envía a los cachorros de San Bernardo a los niños que creen para que le ayuden. Puedes ver el libro en inglés aquí.
  • En el colgante en forma de corazón de los renos se almacena el espíritu navideño cuya fuerza es lo que permite que el trineo de Papa Noel vuele y este pueda visitar las casas de los niños de todo el mundo. Puedes ver el libro en inglés aquí.
  • Y la zorra ártica Noorah y sus cachorros con su magia son los que hacen la aurora boreal de la Navidad que protege a Papa Noel y permite que vuele por el cielo sin ser visto. Puedes ver el libro aquí (en inglés).

Extra: grupo de Facebook

Y si, hay un grupo de The Elf on the Sell en castellano en Facebook en el que las familias comparten ideas, fotos con las travesuras de los elfos y documentos tan interesantes como el certificado de adopción de los elfos en el que figura el nombre del elfo y de la familia que le adopta con un sello del Polo Norte, modelos de carta para cuando llegan a casa (hay algunos que en lugar de a Papa Noel, ayudan al Olentzero – el “Santa Claus vasco”, por ejemplo), etc.


Comparte

¡Si te ha gustado el contenido, ayúdanos a que llegue más a más gente!